lunes, 25 de septiembre de 2017

Bis, Jorge Gómez Soto; David Fernández Sifres


SINOPSIS: Según entras en la fiesta, ves el cronómetro.
Y en el móvil:
1)      Debes acceder solo.
2)      Si abandonas la fiesta, no puedes volver a entrar.
3)      Diviértete.
Parece fácil cumplirlas.
¿Qué siniestro secretos puede esconder una fiesta?
Dos chicos, dos chicas, una fiesta, música, luces, salas y más salas... Y también secretos, miradas ocultas, confusión... y esa cuenta atrás que no sabes adónde te lleva.
Gracias a internet, Martín y Víctor conocen a Karol y a Alice, dos chicas despampanantes con las que muchos chicos soñarían. Ellas los invitan a una fiesta secreta repleta de emoción y donde el factor sensorial tiene mucha importancia. Pueden acceder a través de un código y con dos minutos de diferencia entre uno y otro. Una vez que entran podrán estar en contacto vía móvil. La fiesta ha comenzado cuando entra el primero de ellos, Víctor. Después de él, llegarán sus amigos. Aunque entran con dos minutos de diferencia, cada una de las chicas logra encontrar a los dos protagonistas. Algo extraño pasa en esa fiesta.

Bis es una novela muy corta, repleta de acción y con mucho misterio. Son cuatro los protagonistas, dos chicos y dos chicas. Está contada en primera persona por parte de Víctor, y por otra parte seguimos a Martín con un narrador omnisciente que lo cuenta en segunda persona. Poco más puedo desvelar de la trama porque sería destapar todo el misterio que encierra esta historia tan bien contada.

Ambos personajes masculinos son muy diferentes entre sí. Mientras que Víctor es audaz, extrovertido, confiado y un poco chulo, Martin es tímido, reflexivo y algo inseguro. Uno decide confiar en las dos chicas que ha conocido a través de las redes, mientras que el otro no lo ve del todo claro. Ambos son amigos desde hace años, mientras que ellas parecen no saber mucho la una de la otra. Eso puede dar una pista de que algo extraño está ocurriendo.

Una de las cosas que más me ha gustado de la novela es que es muy visual. Cada capítulo empieza con una cuenta atrás, un recurso que me parece acertado porque crea más emoción en el lector. Soy de las que piensa que la trama podría dar para una película. El final me ha dejado con muchas ganas de más, quizá porque da para una siguiente historia.

Esta es una historia que deja un mensaje: qué hay de verdad y de mentira en las redes sociales y el peligro que encierran. 

Solo me queda decir que es una novela que se lee en un suspiro y que tiene mucho misterio. Si os gustan este tipo de historias, Bis mantiene el suspense hasta el final.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Autores autopublicados

Hola a todos. Hoy os traigo un tema sobre el que llevo varios días pensando a raíz de algunos libros que he leído últimamente en Amazon que colgué en otro día en el blog Forever Young. Desde luego, esta es una opinión muy personal.


Desde hace unos meses vengo observando en algunas publicaciones (afortunadamente las puedo contar con los dedos de una mano) el poco cuidado que algunos escritores autopublicados ponen en las historias de las novelas que publican. Con esto quiero decir que hay autores que publican novelas tal y como las han escrito, sin correcciones ortotipográficas, de estilo y sin dar un acabado redondo a la novela. De esta manera he leído historias con algunos hilos sin resolver, con muchas incongruencias en la trama y con que todos sus personajes hablan de una manera muy parecida. En este sentido no sé si este tipo de publicaciones le valdrían la pena al autor; publicar una novela en estas condiciones podría poner fin a una carrera literaria. O si, por el contrario, no le interesaría más trabajar todos estos inconvenientes, aunque eso supusiera mayor trabajo y un coste añadido. Soy de la opinión que es mejor trabajar un texto. La primera opción, a la larga, supone un mal negocio para el autor y para el lector.

En una de mis últimas lecturas me he encontrado con una historia que tenía mucho potencial, aunque estaba muy poco trabajada. Uno de los puntos fuertes que podría tener esta novela era que enganchaba. El lenguaje fresco que utilizaba la autora con la protagonista podría haber sido otro de sus puntos fuertes, pero la historia me resultaba tan pueril, que hizo que la trama no me resultara para nada creíble. En esta novela encontraba que la autora se sacaba cosas de la manga para resolver ciertos conflictos sin ningún tipo de justificación. Me cuesta entender el nivel de sus buenas críticas. 

No sé si en estos casos el escritor es del todo consciente de que una novela no sólo se sostiene por una historia que es original, también tiene que tener un trabajo de personajes bien diferenciados, unos diálogos elaborados y una trama que vaya resolviendo conflictos (no por arte de magia, como un mago que saca un conejo de una chistera).


Una vez que el autor ha construido una buena trama y ha terminado de escribir la novela, el siguiente paso sería que un lector cero leyera la novela con ojos críticos. Alguien que sea objetivo y que no le regale los oídos. Si pueden ser varios, mucho mejor, varios pares de ojos ven mucho mejor que solo un par. Una visión externa siempre puede aportar mucho más a la historia. En muy contadas ocasiones la primera versión será la buena. Por desgracia, no todos tenemos la capacidad de un Mozart de escribir algo brillante y perfecto a la primera, sin necesidad de rectificar…

Para leer el artículo completo AQUÍ

jueves, 21 de septiembre de 2017

Acero bajo la piel, María José Tirado


SINOPSIS: Sean Redcloud es mitad sioux mitad cherokee, la fiereza de las razas que recorren sus venas unidas a su entrenamiento militar le han convertido en un hombre capaz de enfrentarse a cualquier cosa. Su fama de rudo y eficaz es bien merecida, como su apodo dentro del comando Alfa del Team Six de los SEALs que lidera, Gran Oso. Sean ha demostrado su valía en las situaciones más peligrosas, ha recorrido desiertos, ha atravesado océanos y no tiene miedo a nada, excepto a una cosa. A volver a encontrarse con los ojos azules de la única mujer a la que ha amado en toda su vida, su exmujer, Nicole Howard-Redcloud.
La joven pelirroja, estudiante de farmacia, que le robó el corazón en un bar cuando recién comenzaba a alcanzar su sueño en la marina.
Han pasado casi cuatro años desde la última vez que la vio, cuando una llamada telefónica le advierte de que Jeff Howard, el padre de Nicole, se encuentra al borde de la muerte. Su sentido de la responsabilidad le dice que debe acudir a su lado y acompañarla en ese duro momento, aunque esto suponga exponer su corazón desnudo y correr el riesgo de que las viejas heridas vuelvan a abrirse.
Muy pronto descubrirá que Nicole no le ha perdonado, en absoluto. Pero también que puede correr un grave peligro ya que las lesiones de Jeff parecen deberse a un atentado.
Entonces sabrá que es el único capaz de protegerla y pese a la resistencia y rencor que Nicole siente aún hacia él se encargará de ello, del único modo que sabe hacerlo, al modo SEAL.
La casualidad hizo que Sean y Nicole se conocieran en un bar. Ya en aquel momento, en cuanto la conoció, Sean pensó que Nicole era la mujer de su vida. Aun siendo dos personas de mundos diferentes, se dieron cuenta de que eran almas gemelas. Sean luchó por el amor de Nicole, se casó con ella, para poco después dejarla. Sean pensó que era lo mejor para los dos, pero muy pronto se dio cuenta de que había sido el mayor error de su vida ya que no puede olvidarla. Nicole, por su parte, ha intentado sobreponerse a la ruptura comprometiéndose con un hombre que no tiene nada que ver con ella; sin embargo, también le cuesta olvidar.

Vuelven a reencontrarse años después en unas circunstancias duras para Nicole. Su padre permanece en coma diabético. Sean se implica y necesita saber qué hay detrás de un asunto que no le huele nada bien.

Acero bajo la piel es el segundo libro de la serie Hombres de acero, finalista del premio Titania 2016, aunque se pueden leer independientemente. Es cierto que comparten personajes, pero es más de manera anecdótica. Ambas combinan con mucho acierto una trama de suspense con una romántica.

Al igual que me pasó con Corazones de acero, la trama me atrapó desde la primera página. Nicole es un personaje dulce, pero también valiente y con las ideas muy claras. Trabaja en la empresa farmacéutica de su padre, y todo cuanto ha conseguido ha sido gracias a su tesón y a su buen hacer.

Sean, apodado Gran Oso, mitad sioux mitad cherokee, es un SEAL que adora su trabajo. Es protector, leal y esconde tras una coraza de acero mucha ternura. Aunque ha participado en cientos de misiones, y en todas ha salido victorioso, no sabe aún cómo enfrentarse a Nicole. Es muy bueno en lo que hace, por eso, cuando recibe una llamada del hermano de Nicole, sospecha que alguien ha querido acabar con él. No duda ni un instante en prestar su ayuda a la que ha sido la mujer de su vida.

Esta es una obra que habla de las segundas oportunidades, del poder del perdón para volver a empezar. Ambos saben que jamás debieron separarse, y lo van comprobando a medida que avanza la trama.

Esta novela no sería la misma sin los personajes secundarios. Oscar, el hermano de Nicole, y Wan, el hermano de Sean, se merecen una novela aparte. Pero si hay un personaje que te roba el corazón es Talulah, la abuela de Sean, una mujer que tiene visiones y que hará todo lo posible para que esta pareja vuelva a estar unida.

Si hay algo que me ha gustado de esta novela es poder leer sobre otras culturas. La autora nos muestra ceremonias cherokees y ciertas costumbres de esta tribu. En este aspecto, la labor de documentación es impecable.

El final te deja un sabor un poco agridulce, pero muy coherente con la trama.  

Resumiendo, leer a María José Tirado siempre es un placer, una autora que sabe crear tramas románticas con un toque de suspense. Si os gustan este tipo de historias, yo os recomiendo esta, sin duda.